lunes, 9 de abril de 2007

Timar al timador

¡Hola!
Me estreno aquí en el blog de mi amigo Dave - y que ahora ya es también mío, sorry, piénsatelo antes de invitar a un colonizador a tu casa...- con una historia que leí el año pasado y que me impactó.

Vereis, se trata de las cartas nigerianas, esa variedad de timo por la cual te llega a tu correo una jugosa oferta de un negocio fabuloso sin ningún tipo de riesgo. "Mr. López, hemos descubierto que es usted heredero de otro Mr. López, que murió en Nigeria dejando millones de dólares en su cuenta, suma que nadie ha reclamado.." - Da igual que los Lópeces seamos millones, seguro que tengo algún pariente en Nigeria, claro...

Bueno, supongo que a todos os ha llegado alguna vez una carta de esas en inglés. Pues bien, la mayoría de la gente las borra y a otra cosa, otros pican y acaban timados, les sacan todo el dinero que pueden en forma de "adelantos" y "gastos de trámite". Sin embargo, un tal Derek Trotter se las arregló para timar a los timadores. ¿Cómo? Haciéndose pasar por distribuidor de tallas de madera a la búsqueda de nuevos talentos. Consiguió que le enviasen a su casa tallas de un teclado del Commodore 64 y algunas cosas más.

La historia completa, en inglés, con fotos y todo está aquí http://www.419eater.com/html/john_boko.htm
y merece la pena echarle un vistazo.

Saludos

2 comentarios:

David dijo...

Mi ingles no pasa del "fireball" o del "10 dice", de forma que cualquier otra referencia en la lengua vernacula se agradecería, Quicus Magnificus...
David

Quicus Magnificus dijo...

¡Ufff...!

La historia no está traducida en ninguna página que yo sepa, y lo he buscado.

Lo que sí te puedo decir es que se enviaron entre ellos varias cartas y al menos dos tallas de madera- las que vienen en las fotos- y que el nigeriano conseguía tallar, por un colega, todo lo que le pedían.


¡Un saludo David!