domingo, 10 de febrero de 2008

Esto si que es rock'rolling, nena...

Si bien Quicus parece que tiene la exclusiva en los saraos de conciertos y cine, en sa roqueta de tanto en tanto también existe algo de vida cultural. Ayer pasamos una agradable velada disfrutando de un poco de Rock’Roll de la mano de los Cool Daddies. Presentaban su nuevo disco, Big Family Beat.

El grupo actuó en su buena línea de siempre, se nota que llevan tiempo tocando juntos. El Reverendo no ha perdido su inmensa voz, y predica cantando con interminables sermones cada tema. Los espasmos sobre el escenario del Brujo Ju-Ju son difíciles de olvidar una vez que los has visto; nunca pensé que para tocar la armónica se debía tener tal agilidad. Es Mestre y el Niño viajan montados sobre el carro estelar del rocabilly, y tirados por el contrabajo del Abuelo, con destino a las infinitas tierras de Tennesse. Y por último, el Boxing que golpea los platos, timbales, caja y charles con la fuerza de ganchos, uppercuts y jabs.

Fueron dos horas de buen rock’roll, con alguna versión del Rey y de Jerry Lee Lewis. Lo más emocionante fueron dos temas: el blues 26/06/2006 y el Ain’t got you (ahh, que grande eres Ford Fairlane). Yesterdays’s gone huele a single más comercial, el que mandaría en las listas del billboard, aunque seguido muy de cerca por Close to you, valga la redundancia. Elsa y El Blues del Reverendo son dos temas que no debes dejar de escuchar. El público, más bien escaso, siguió el espectáculo bien acomodado en mesas, pocos se atrevieron a saltar a la pista. Eso sí, los que lo hicieron pudieron disfrutar del cariño y la complicidad del grupo, que se mezclaba con ellos sin pudor y micro en mano.

En fin, una noche que pudiera haber sido perfecta sin los fallos técnicos del local. No es la primera vez que me decepciona alguno de los conciertos a los que he asistido en la Sala Assaig, pero es que en esta ocasión los errores fueron inadmisibles: se acoplaba el sonido house de La Demence, la sala que está justo al lado y en muchos temas a Tolo no se le entendía ni un carajo. Lástima, porque un grupo con tantas tablas como este no se merece la oprobiosa puesta en escena que les depararon.

3 comentarios:

Oshimatoti dijo...

A la par que se desarrollaba este màgico momento, con perdon de los devotos del local de al lado... en otra parte de la ciudad un joven grupo de cinco aventureros, dejavan llevar sus avatares por los peligrosos reinos de la imaginación, capitaneados por Fran...
Sin duda este intrépido grupo hechó en falta a algun miembro de esa tripulación, que se hallaba en misión diplomática...
(Tienes tu sitio guardado)

Asun dijo...

Y yo tambien lo tengo guardado el sitio o es solo para hombres???
Tambien se os echo de menos pero un buen concierto de rock and roll que nos hizo un poco mas jovenes no lo podiamos rechazar.
Geniales los Cool Daddies cuando tocan otra vez... pronto esperamos

Oshimatoti dijo...

Siempre tendrás tu sitio, pero ese comentario te lo pondría en tu blog, amorsote...
(Aunque la verdad, ahora que lo pienso sólo había testosterona, para variar, pero de la buena, oigaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!)