martes, 14 de abril de 2009

La importancia del pulgar abatible

El otro día, tuve visita sorpresa en casa. Unos amigos me llamaron diciendo que en media horita se presentaban para cenar. Yo, emocionado porque casi nadie sube al pueblo para vernos, empecé a pensar en lo que podría ofrecerles de cena... en un momento, nos decidimos por unos espaguetti con un poco de cebolla, carne picada, tomate y ajete; vamos, lo más rápido y cómodo.

O eso pensaba yo. Me dispongo y afilo el cuchillo para picar la cebolla. En pose Arguiñano, comienzo, cha-cha-cha, media pieza picada, vamos a por la otra, cha-cha-CHAK... ups, esa textura que acabo de cortar no es la de la cebolla, es diferente... vaya, como que me duele el dedo gordo... buenoooo, si le falta media yema... nada, parece que no sangra mucho, a ver si encuentro el trozo que me acabo de .... mira tú por dóndew ahí está el puñetero, nada, no se merece ni un entierro digno, a la basura; Un momento, esto parece que empieza a sangrar más:

-Cariño, ¿te importa acabar tú sola con la cena?

Me marcho al lavabo y busco materiales para la cura ¿será posible? ¿Que no tenemos iodo? No jodamos, alcohol no me meto, que me desmayo y me descalabro con la taza del water... pues nada, un poco de agua oxigenada y ... riiiiing, riiiiiiing, MariCarmen al teléfono. Que sí, que el lunes almorzamos en tu casa ¿Pollo? Si , eso que nunca preparas; no te preocupes, nos irá bien cualquier cosa que nos pongas, que es la excusa para vernos. Que si, a la 1330, pero ya sabes, llegaremos como siempre media hora tarde, las estrellas del rock semos asín.

Cuelgo y prosigo con la cura... la verdad es que me hecho un buen tajo, a ver si se corta un poco la hemorragia... no me aprieto porque me duele mogollón y el agua oxigenada parece que hace su efecto. Ding-dong, parece que Boris y el Innombrable ha llegado. La Yayi tendrá que hacer de anfitriona hasta que yo consigua hacer un vendaje en condiciones; ni loco me presento yo en el PAC con este mísero, aunque doloroso y sangrante corte. Qué dirían mis ex compañeros del 061, por favor, sería el hazmerreir. Nada, un par de gasas una SN y a cenar.

No os podeis ni imaginar el calvario que he pasado toda esta semana santa por el dichoso dedo. Ya está casi curado, pero en estos cuatro dias he tenido que llevar una especie de capuchón a lo penitente que me ha amargado la existencia. Pero lado oscuro tiene su parte positiva; me he dado cuenta que la teoría de la evoluición basada en el pulgar abatible o prensil, es bastante factible. Intentad manipular cualquier cosa sin ese primer dedo, el dedo gordo, a ver si sois capaces. ¿A que cuesta, eh? Pues así llevo yo mi cruz a cuestas.

2 comentarios:

Angus dijo...

Tenías que haberlo tuneado en plan capirote y así hacías un homenaje a estas fiestas tan señaladas ;)

Clares dijo...

Oye, pues es una idea genial, lo de hacerse un capirote con esparadrapo, pintarlo con un rotu y ponerle unos ojos de misterio, jajaja
¿Estás ya mejor? Ay, que con las cosas de comer no se juega, que ya ves luego lo que pasa, que terminas llorando.