viernes, 27 de abril de 2007

New Earth

El pasado día 24, investigadores de la ESO (nada que ver con nuestro sistema educativo) anunciaron el descubrimiento de Gliese 581c. Se trata de un planeta con una temperatura en superficie entre 0º y 40º, por lo que las condiciones son favorables para tener agua líquida, lo que no significa que la tenga. Es una noticia que bajo mi punto de vista, se debe tomar con muchas reservas, ya que el agua no es el único requisito indispensable para albergar vida: el diámetro es de 1,5 veces el tamaño de la Tierra, con lo que la gravedad sería el equivalente a ±2,5 veces la terráquea; además, no está claro si la superficie es rocosa o líquida.

De todas formas, podemos dejar volar nuestra imaginación. Puede ser el inicio de una gran etapa para la humanidad, en la que la Tierra dejaría de ser el centro de nuestro universo. Ya no es imprescindible para albergar y mantener seres humanos, a un coste relativamente rentable. Serviría como primera base para las futuras exploraciones espaciales. Si la superficie no es líquida, se puede sembrar en ella o montar las fábricas para producir naves. Grandes estaciones podrían orbitar el planeta, aprovechándose de lo que se pueda producir en el mismo. Los Travellers podrían tener un lugar donde compartir sus descubrimientos y cartas de navegación, o intercambiar experiencias.

El universo se abre ante nuestros ojos.

4 comentarios:

Quicus Magnificus dijo...

Lo primero que tendrán que hacer es cambiarle el nombre, con "Gliese 581c" no conseguirán la financiación necesaria para investigarlo a fondo, en primer lugar, antes de cualquier tipo de exploración "in situ".

El "sol" Gliese 581 es mucho más pequeño que nuestra estrella, pero el planeta C está mucho más cerca, así que tendrá unas vistas espectaculares. El problema es que con una gravedad de entre 1.2 y 2.2 -dependiendo de si su composición es hielo o roca- no debe ser un hábitat muy agradable. Para vivir allí los humanos tendrían que ser mucho más fuertes...

Ya estoy viendo la película, a ver cuanto tardan en hacerla, seguro que menos de lo que tardaremos en llegar.

Oshimatoti dijo...

aijxkLo único malo es que se halla a 20 años luz, una velocidad que para nosotros aún es poco más que una entelequia...
Aunque pudieramos viajar a esa velocidad, yo, personalmente, eso de pasarme 20 años viajando para ver un sitio que pueda no gustarte... es jugársela un poco, ¿No os parece?
¿Y si mientras estas de viaje, la compañía aérea quiebra... o se entra en la tercera guerra mundial... o se estropea el módulo vital... o se acaban los capítulos de "Futurama" y de "Heroes"?
Hay sucesos en este universo para los que los simples humanos, hemos de reconocer, que no estamos preparados.
David

Angus dijo...

Toma nota de lo que comenta Oshimatoti. Además, lo único que tiene de especial este planeta es que está relativamente "cerca" de aquí. Piensa en el pifositio que sería montar una expedición para llegar ahi. Tendriamos que enviar una "nave-mundo" para llegar. Una nave autosuficiente, con capacidad de producir todo lo que su truipulación, compuesta por una verdadera población, pudiese necesitar. Y si pudiesemos construir semejante milagro tecnológico... ¿Para que ir ahí? ;-)

Quicus Magnificus dijo...

Desde luego no será algo rápido. Primero habría que mandar sondas robots, mejores y más avanzadas que las actuales.
Sólo con que fuesen a una décima parte de la velocidad de la luz- que ya es la ostia- tardaría 200 años en llegar, y sus datos 20 años en transmitirse.
Algo tan a largo plazo que seguro que son los chinos o los hindués los que lo harán...