viernes, 15 de junio de 2007

¿Entonces...?

¡Esto es increible señorita! ¡Llevo esperando más de media hora en esta sala! Menos mal que no tengo nada, que si no...



Paciente increpando a la auxilar de la sala de espera de urgencias de un hospital.

2 comentarios:

Asun dijo...

Contesta la señorita:
Si yo me pongo en su lugar, pero esto va por la prioridad de enfermeria que se le asigna,aqui el que está peor es el que entra antes, pero no se preocupe que le avisaran.

La verdad es que todos somos humanos y en estas circunstancias la espera se hace eterna.
Gracias a los pacientes o familiares que aunque te increpan por la situación luego te piden disculpas, eso me hace sentir que les he ayudado.

Quicus Magnificus dijo...

Es lo que tiene ser un paciente impaciente hipocondríaco, además de no tener nada tocando las narices.

Alguno se inmolará para demostrar que está muy malito.