martes, 5 de febrero de 2008

Sobre las bestias

Este sábado pasado bajaba de casa para jugar un partido de básquet con unos compañeros de trabajo. Si, Dave de tanto en tanto hace ejercicio, como el bueno del Crápula de mi hermano recomienda. En fin, que yendo con la moto se me ha cruzado un pájaro, un estornino diría yo, rozando el chasis.

Quizás el término correcto sería que se dirigía a toda velocidad hacia mí y que en el último momento me ha esquivado. De ser cierto, me sorprende que exista otro animal, a parte del hombre, capaz de poner en riesgo su propia vida por placer, por el hecho de sentir emociones fuertes.

Nosotros los humanos somos tan idiotas que nos tiramos de paracaídas, destrozamos nuestros cerebros con infinidad de fármacos, hacemos el salto del ángel desde riscos cada vez más altos… y estos pajarillos nos imitan. Si es que va a ser cierto que se pega todo menos lo bueno.

4 comentarios:

Angus dijo...

A ver si te confundió con un gusanito, un bicho o algo por el estilo... que con los cascos que me usais los moteros, igual el chico se aturulló y tal...

crápula dijo...

Eso es que se confundió, al verte pasar tan rápido (como el viento, perdigón), en postura aerodinámica; seguramente te confundió con una fémina de su especie (grande, sí, pero fémina) y se lanzó a procrear sin pensárselo dos veces.

Por cierto, no te imagino jugando cual Pau Gassol .... a ver si un día nos echamos una pachanguita.

crápula dijo...

Por cierto Dave, en el centro de tortura que regento tienes una carta de Axa Seguros sobre unas aportaciones raras que no acabo de entender (correspondientes al período 01/10/07 al 31/12/07).

Por otro lado, me gustaría preguntarte si sabes cuanto hace que te llamas Dave. Una eternidad, no?

Quicus Magnificus dijo...

Los biólogos y etólogos llevan años vinculando el juego y la capacidad de jugar con la inteligencia y han descubierto que cuanto más tiempo libre tienen y más horas le dedican al juego, mayor es la inteligencia del animal en concreto.

Así, los delfines surfean con las olas; las nutrias, los osos y los lobos juegan mucho durante su etapa previa a la madurez y qué decir de perros y gatos...

Lo que no puedo asegurar es que tu pájaro buscara la adrenalina del riego o fuera un ave suicida - o un lemming con alas-