miércoles, 26 de marzo de 2008

Anna Frank, el musical



Desde hace algunas semanas cada vez que veo por la calle o en una revista el anuncio del musical Anna Frank – un canto a la vida- me sacuden sentimientos contradictorios, por una parte me repugna la utilización de las fotos de esta niña-asesinada como tantas otras en un campo de concentración nazi- para sacar dinero y hacer negocio, por otra, creo que enseñar los horrores del holocausto no puede ser nunca negativo.

La idea de hacer un musical sobre el Diario de Anna Frank es española, no está basada en ningún musical de Broadway, como tantos otros; comparte así con el musical de Mecano y el de El Dúo Dinámico el hecho de ser 100% nacionales – siento la comparación, pero creo que no hay otros-. El hecho de hacer un musical con la vida y los pensamientos íntimos de una niña judía en Ámsterdam bajo la ocupación nazi, es un asunto polémico, ¿dónde empieza el negocio y dónde acaba la memoria y el recuerdo?, ¿es legítimo publicar el diario de una niña para sacar beneficio económico por muy especiales que sean las circunstancias de su vida?, ¿se puede musicar un drama como éste?. Después de la Vida es Bella del gran Benigni que nos planteaba, con éxito, la duda de si es posible reírse del holocausto, el límite ético entre divulgar y comerciar es cada vez más etéreo, más frágil. No dudo de las buenas intenciones de la productora de Anna Frank – El musical – ni de la buena fe de sus creadores., pero el siguiente paso es un musical sobre los refugiados sudaneses en Darfur, o sobre la desaparición de Madeleine.

Poner música y canciones a ciertos temas es una tarea muy complicada, y hay que andar con mucho tacto. En todo caso, no he visto el musical, y no pienso, a no ser que me inviten para que cambie de opinión. Si queréis descubrir algunas de sus canciones podéis visitar su mySpace – Sí, Anna Frank tiene MySpace 60 años después de muerta, ¿no es irónico? http://www.myspace.com/eldiariodeanafrank


O la página web del musical Anna Frank que se puede ver en Madrid, en el Teatro Häagen-Dazs Calderón.

Saludos.

3 comentarios:

Dave NeWaza dijo...

No creo que tenga más imprtancia de la que creemos que se le deba dar. Yo no soy partidario de censurar nada, y alguna vez explicaré de forma clara el porqué.

¿Legitimidad? No veo el problema; por ejemplo, hay parejas que tienen su canción, que es la creación de otro.

Y sobre lo de la buena fe de la productora... Quicus, no seas inocente

Barb dijo...

Hola :)

Ya escribi mi reseña sobre el evento en Madrid jeje

Me encanta Anna Frank...su diario lo tengo por aquí cerca y cada vez que lo leo siento ternura por todo lo que significa, quizás esté demasiado...idealizada,como muchas de los temas de las que a veces "nos da cosita" hablar..la segunda guerra mundial es una de esos temas..
Mismo en Alemania no soportan hablar de esta.

No creo que se le de mucho bombo por ser lo que es, sino quizás por promoción o porque los musicales NO abundan en España. Por desgracia, apenas tenemos musicales en las grandes ciudades.

Siempre nos cuestionamos lo de la legitimidad o la ética que tiene utilizar uno de estos temas en algo tipo "producto" como un musical, pero yo nunca le he visto el mayor problema.
En fin, gran entrada Quico, mira que para que yo me inspire escribiendo...jeje

besitos

Quicus Magnificus dijo...

Buenas a los dos, Manolo y Bárbara :-)

Yo no creo en la censura, ni en los temas tabú, creo que todo depende del enfoque y del gusto. En este caso no se trata de que se prohíba o se impida una obra, sino de que la Fundación Anna Frank no de sus derechos a todo aquello que pueda suponer comercio gratuito con el nombre de Anna, si no podemos acabar con líneas de ropa Anna Frank, juguetes Anna Frank o cuadernos AF...
En todo caso ya digo que tengo sentimientos encontrados, ya que mucha gente descubrirá esta historia por el musical.

Saludos