viernes, 6 de febrero de 2009

Versión del director

Todo empezó, que yo recuerde, con Alien II. Para promocionar la venta del DVD, ofrecían una especie de prefacio de cómo se inicia la película. Y decían eso de que a Ridley Scott le hubiese encantado ponerlo en la versión de sala, pero que por convencionalismos de la productora y para hacerla más comercial no pudo. Y desde entonces, todo DVD que se precie, viene firmado como la versión del director, o para los cinéfilos anglófilos, the director's cut.
Debo por lo tanto, asumir, que lo que nos ofrecen como primera opción en el cine es un bulo, una patraña, un engaño. O mejor dicho, el tráiler de lo que será el DVD. Fijaos en el ejemplo más significativo, El Señor de los Anillos. Tres películas, tres DVD, y tres DVD con extras. Y eso no es todo, tambien podéis sumarle los extras de los extras: figuras, sujeta libros para las estanterías... Joer, puestos a innovar, imaginemos, la versión del chico de jardinería de esta trilogía: Hora y media de metraje extra.
En esta escena las protagonistas son las hayas, pero fijaos en los abetos del fondo; aportan esa sensación de profundidad que requería el encuadre.
O:
He añadido ahora 15 minutos de Galadriel hablando con las azucenas, por supuesto en élfico y sin subtitular.

Lo dicho, que nos hacen pagar por ver los anuncios. Y encima ni nos regalan las palomitas.

3 comentarios:

Clares dijo...

Pues ¿sabes qué? Yo nunca noto la diferencia entre la versión del director y la de la taquillera, lo que no dice mucho de ninguno de los dos. Respecto a los extras, como no sea de algún director de la biblia en pasta, no los veo. Eso sí, los pago, claro, como todo el mundo. ¿Qué podría hacer si no?

Oshimatoti dijo...

Para mí los tiros van por otro lado...
En la época dorada del cine, las productoras se rendían al estrellato de los directores, quienes manejaban el mundillo, muy por encima de las caras visibles de los actores (Orson Welles, John Ford, Elia Kazan,...) pudiendo lanzar al estrellato o al arroyo actrices o proyectos con un leve pestañeo.
Sin embargo los tiempos pasaron y los actores y actrices copan las portadas de revistas y la atención de las masas. Los proyectos con buenos directores son los menos, y el éxito parece asegurado con un reparto estelar (exceptuando a Mr. Costner).
Los directores, intentando rodearse de una aureola de virtuosismo que les catapulte al Parnaso mediático, deciden en masa apuntarse a una moda que lo único que hace es llenar metraje y dejar ver unos entresijos que quitan algo de la magia del cine...

Mameluco dijo...

A lo mejor soy muy inocente o poco exigente o muy alegal, pero ¿Bajarse la peli del Emule o en el Torrent? Los extras no suelen ser interesantes.
Los mejores extras son los de las pelis que nunca llegaron a hacerse como el Yo, Claudio con Charles Laughton de los años 30, que venía de extra con la serie de Yo, Claudio de la BBC. Esta la ví en original, ¿eh? que en la FNAC está tirada de precio...